29 jul. 2012

Cuatro puntos suspensivos



Tan tarde me cayó el arrepentimiento. Las luces se quemaron.
Nada se detuvo ésta vez. Excepto yo. Algo me sedó.
Ya no tengo fichas para mover. Soy un detalle del mundo. 
Un insignificante factor. Un cantante que llama "casa" a otro país. 
Jaque mate propio. Jaque mate para el cuerpo, y las emociones que se secaron.
"Tenes un día difícil",
 dice la caradura que no puede más con su esencia de mierda

24 jul. 2012

Pequeño abril

duerme de noche y todo lo hace bien. Nunca lo vi llorar pero sé que quiere. Pequeño abril está en mis ojos y su voz es  la única que puedo recordar. Es magia, culpa y soledad. Recorre despacio la ciudad y me ve cuando no lo veo. Respira fuerte en mi espalda y en el momento que empieza a amar, me sonríe y jugamos una carrera.
Pequeño abril tiene un lugar en mi cuerpo. Es el perdón, la perseverancia y el énfasis. Le pateo la puerta, y viene. Me desarmo con la dignidad. Actúa para mí y se convence en el adiós. “Fui más que un lugar en tu pecho, un abismo de sol”. Viaja por el suelo y se arrincona en mi colchón.
Pequeño abril nunca fue pequeño pero el título quedaba bien. Muere en mí y vivo en él. Tiene que morir en el guión pero la escena parece no llegar nunca.
Lo miro y sabe que ya me agoté, que siempre pierdo. Entonces afina la guitarra y brilla para mí (o eso intenta). “Gracias por el desayuno eterno abril”. Y no crece, y yo tampoco. Si todo termina, nosotros también. Si el acepta que no soy nada y yo también me lo creo, nos perdemos para siempre

17 jun. 2012

Decir "te amo"

al despedirse,
cuando se corta el teléfono,
después de dar un beso corto, 
más de cinco veces al día, 
antes de empezar a comer,


a mí sólo  me basta el primero y el último. 

T

Te miré entre risas. Te miré de verdad.
Te soñé en silencio. Te soñé sin pensar.
Te tomé de golpe. Te tomé y no me caíste mal.
Te apreté sin asco. Te apreté y aprendí a gustar. 

6 jun. 2012

Minoría.

No saber si se está intentando.
Extraviarse en un sin fin de
intentos inconscientes, 
realidades ajenas, 
camas sin hacer,
desayunos a las 12,
suspiros fastidiados recibidos de golpe en la cara. 
No saber si se está intentando. 

El dilema de la I

Insignificante pero irreductible amor. 
La inmoralidad de mi suerte me hastió.
Vivo y muero intentando comprender
 la injusticia de los hechos que me 
hicieron cambiar, que giraron y 
retorcieron mi esencia, mis hábitos, 
mi estómago, y mi cara.
Mi cara que parece deformarse cada
día, que nunca entiende si tiene que venderse
o no a esa mirada que todo lo compra,
sólo para tener más.  
Innecesario, ineludible, inhabitable,
inmóvil, ignorante, intolerante, irritable,
 ilusorio, irrespetuoso, insoportable, 
impetuoso. 
Pero, indispensable, imperioso, 
interrumpido, inagotable
e insignificante pero irreductible 
solitario amor. 

12 abr. 2012

Hasta acá, no llegamos.

Y lo quise, y me quiso. Y lo perdí, y me perdió.
Aprendimos a dejar de idealizar, y a tirar el peso para atrás.
Tuvimos todo hasta que se agotó y nos quedamos sin nada.
Fuimos la inmensidad y la densidad.
Una vez se nos ocurrió escaparnos. Navegamos tres días.
El primero fue increíble, en el segundo no nos hablamos,
 y en el último me tuve que lanzar al agua (con desesperación) 
y pedirle perdón por tirarlo.
 Así fue la historia. La historia de un amor resumida en tres días.

19 ene. 2012

Vacío

Se mueve el piso, los muebles, el techo, los libros, menos yo. Tiemblan platos y cubiertos. 
La televisión amaga a hacer un movimiento, ya casi lo logra.
 Miro. Examino, veo, entiendo, y despacio comienzo a reír.
 Espero el instante en el que se desvanezca todo sobre mí. 
Estoy ansiosa y expectante, pero mantengo la paciencia. 
 Nada. Las cosas me esquivan y no me causa gracia.
 Me parece una injusticia.
Me quedé para ver que ocurría. Me instalé y me dejé golpear por lo que no quiere golpearme. 
Y aunque no me haya rozado nada, dolió. 
Tengo el cuerpo herido de no haber sentido nada.