12 abr. 2012

Hasta acá, no llegamos.

Y lo quise, y me quiso. Y lo perdí, y me perdió.
Aprendimos a dejar de idealizar, y a tirar el peso para atrás.
Tuvimos todo hasta que se agotó y nos quedamos sin nada.
Fuimos la inmensidad y la densidad.
Una vez se nos ocurrió escaparnos. Navegamos tres días.
El primero fue increíble, en el segundo no nos hablamos,
 y en el último me tuve que lanzar al agua (con desesperación) 
y pedirle perdón por tirarlo.
 Así fue la historia. La historia de un amor resumida en tres días.